Little Jesús ofreció una de las performances destacadas del reciente Personal Fest

Fuente: elciudadano | Fecha: 2017-11-19

El Personal Fest 2017 volvió a demostrar por qué es el festival de música más importante del país. Varios días pasaron desde que Fatboy Slim pusiera el broche de oro a la 12ª edición y el encuentro sigue dando que hablar. El medio centenar de artistas nacionales e internacionales que pasaron por cuatro escenarios en el Club Ciudad de Buenos Aires en dos jornadas de doce intensas horas, dejó mucho para contar.

Representantes de la escena emergente mexicana, Little Jesús, fue una de las bandas que marcó la primera jornada. Tocó en el escenario principal donde esa noche, el estadounidense Jack Johnson cerró la primera velada, después de Estelares y precalentando el show de los Illya Kuryaki and the Valderramas.

Los Little Jesús deslumbraron. No fue la primera vez que estaban en el país, ya lo habían hecho en 2015, en tiempos de mostrarse como una banda emergente con gran perspectiva por sus buenas canciones y su destacada potencia en vivo. En aquel momento, hicieron dos shows en Buenos Aires y, milagrosamente, llegaron a Rosario. Aquí mostraron Norte, un primer disco donde reúnen canciones alegres, pegadizas y divertidas con abundantes juegos vocales.

Originario del sur de México, Little Jesús fue fundada por Santiago Casillas quien inició la aventura como un proyecto solista que, más tarde, sumó a Fernando Bueno, Carlos Medina, Juan Manuel Sánchez y Arturo Vázquez Vela, para expandir la sonoridad del proyecto. Ahora, a Norte se sumó Río salvaje, su nuevo disco, que también repasaron en el Personal Fest.

Considerada por los medios de su país como una de las formaciones más importantes del indie mexicano, el Personal Fest les ofreció la mayor plataforma de visibilidad de su carrera, al menos en Argentina. Y Casillas se entusiasmó con regresar y volver a Rosario, como dijo luego del recital en un diálogo con El Ciudadano.

“El concierto en el Galpón (de la Música) estuvo muy chido, fue algo increíble”, contó el líder de la banda, para quien dos años más tarde estar en el Personal Fest, que reunió a más de 50 mil personas, fue un salto grande. “Pasaron muchas cosas increíbles en estos años”, expresó tras el show.

Río salvaje les dio la posibilidad de volver a viajar por el mundo. Argentina es un mercado donde la música mexicana tiene su público y escena propios. Y lo mismo pasa en el país azteca.

“La música independiente y el rock alternativo en general en toda Latinoamérica, creció de forma muy acelerada y eso provocó que muchas bandas como nosotros lleguemos a la Argentina y muchas bandas de acá vayan a México. El público está empezando a compartir cada vez más productos independientes”, opinó el músico en una charla exclusiva con este medio.

Ese sonido de la banda, al que en sus comienzos los músicos definieron como “Tropi Pop”, es una marca registrada que invita a bailar. No obstante, en estos cinco años que pasaron  desde su formación, Little Jesús fue evolucionando en su impronta musical. “Cambió”, afirmó el líder de la banda para quien la forma en que se compuso Rio salvaje fue más homogénea. “Estuvimos juntos en una parte remota de la Ciudad de México. Eso siento que provocó que tuviera una jam de banda entre amigos más psicodélica”.

Esa personalidad musical en vivo explota y muestra varias caras. “Tiene diferentes fases en vivo; tenemos más canciones y podemos armar varias fases: la primera muy energética, luego una tranquila, luego una más electrónica, y al final la fase Tropi Pop. Eso hizo nuestros shows más dinámicos”.

—Se los espera de regreso en Rosario, ¿piensan volver?

—Nos encantaría. Me hubiera gustado que este viaje sea la oportunidad pero por diferentes cuestiones no se dio. Definitivamente, el próximo año vamos a volver a Rosario, porque nos encantó ese recital. Cuando supimos que veníamos al Personal Fest, insistimos en ir a Rosario, pero los tiempos no coincidían.

—¿Cómo se viene el 2018?

—Este año estuvimos tocando mucho Rio salvaje, sobre todo en México, y el próximo año queremos llevarlo a Estados Unidos y Europa. A la par, estamos componiendo nuevas cosas. Nos estamos tomando el trabajo con calma, todavía no hay nada muy planeado pero estamos con esta inquietud, platicando.