Cuatro robos en edificios del centro en el fin de semana

Fuente: lacapital | Fecha: 2011-09-13

Una seguidilla de robos del tipo escruche en edificios, en que desvalijan propiedades en ausencia de sus dueños, se suceden en distintos lugares del micro y macrocentro. El fin de semana pasado se registraron cuatro robos con esta modalidad: dos en Italia 207, donde entraron al quinto piso B y al quinto C, otro en el cuarto piso de Tucumán 1035 y un último caso en el décimo piso de San Lorenzo 1253. En los cuatro hechos el botín se compuso de alhajas, electrodomésticos y dinero.

Según fuentes policiales, en los últimos meses se detectaron siete bandas de escruchantes en la zona del centro. Los efectivos de la seccional 3ª esperaban anoche la orden del juzgado para iniciar una serie de allanamientos.

En todos los casos los delincuentes aprovecharon la ausencia de sus moradores, aunque en el domicilio de San Lorenzo 1253, en el décimo piso los malhechores se encontraron con una mujer adentro con un saldo lamentable para ella: la golpearon y encerraron en el baño. "Deben haber creído que no estaba, porque no estaba el auto. Me golpearon, me encerraron y se llevaron todo", expresó la mujer.

En este caso ingresaron tres personas al departamento Inicialmente le mostraron un objeto que podía ser un cuchillo o un revolver. "Generalmente con los mismos elementos que entran, si se presenta un imprevisto, intentan reducir a la víctima, pero es raro que esto pase, casi nunca los dueños están presentes", expresó un oficial de la jurisdicción.

Particularmente en este último hecho los detectives disponen de una serie de características físicas de quienes habrían entrado dado que la mujer pudo describirlos. Es posible que los ladrones, de ser atrapados, puedan entonces ser reconocidos en una rueda identificatoria.

La selección. En general la modalidad responde a un patron determinado: los escruchantes acceden a la puerta principal del edificio por medio de una llave maestra, ninguno de estos predios tiene tarjeta de ingreso y en general ostentan más de 20 años de construidos. Una vez adentro tocan el timbre para constatar la ausencia de los moradores. Si les responden, habitualmente se retiran. "No son gente de llevar armas ni tampoco violentos, es un tipo de ladrón muy especial" aseguró una fuente policial. Si no encuentran a nadie revuelven lugar por lugar de la vivienda.

En Italia al 207, los ladrones ingresaron a dos departamentos del quinto piso. Según se sospecha, habrían usado una copia de la llave, ya que la puerta del departamento no estaba forzada.

En el quinto B vive Verónica S. con su pequeña hija. "La policía me avisó en la madrugada del domingo que habían abierto mi casa. Un vecino los alertó al escuchar ruidos no habituales. Inmediatamente regresé y me encontré con un desorden total: buscaban plata". La mujer no tenía dinero en efectivo por lo que la cosecha fue escasa, "Me llevaron un DVD", dijo.

Según recuerda la mujer a principios de año hubo otro hecho similar en el edificio, pero lo llamativo de este caso es que robaron dos departamentos del mismo piso.

En tanto, en el edificio de Tucumán 1035 se dio un hecho confuso. Los ladrones entraron en la tarde del domingo al departamento del cuarto piso, en donde vive una abogada jubilada que no se hallaba en el lugar. A esta mujer le sustrajeron alhajas y un televisor. Al regresar y encontrarse con el desorden se descompuso y buscó ayuda en el noveno piso. El vecino de ese departamento hizo la denuncia desde su teléfono, lo que hizo presumir a la policía que el robo había sido allí. Una vez llegados los efectivos, la situación se aclaró.

Golpe a golpe. La ciudad experimenta una saga de robos de este tipo. A fines de agosto un edificio de 9 de julio al 3400, fue el blanco, en un fin de semana robaron dos departamentos y se registraron siete robos en el mismo edificio desde abril de 2011 hasta agosto.

En tanto, el 30 de agosto efectivos de la seccional 3ª detuvieron a una familia que se dedicaba a esta modalidad y le secuestraron : barretas, pinzas, manojos de llaves y taladros."Es un delito muy difícil de comprobar si no se los sorprende in fraganti, inmediatamente se reduce la mercadería y los allanamientos no siempre dan resultados positivo", concluyó un experimentado jefe policial que toma parte de la investigacion.