Sigue la tensión y una reclusa fue trasladada a Santa Fe

Fuente: elciudadano | Fecha: 2018-01-14

Medio centenar de personas se encuentran concentradas en la puerta de la cárcel de mujeres, ubicada en de Ingeniero Thedy al 300 bis, luego de graves incidentes ocurridos esta mañana en el horario de visitas. Según familiares de las mujeres detenidas, pese a que dos internas y varias penitenciarias resultaron heridas, no se tomó ningún tipo de resguardo y temen por la integridad física de sus seres queridos al mencionar una amenaza de motín.

“Tenemos miedo, mucho miedo. Ya sacaron a todos los menores pero las chicas siguen ahí. Hay una amenaza de motín y tenemos miedo que las prendan fuego. La directora Godoy no está, nadie la da cara, hace semanas que exigimos que se haga una auditoria en la Unidad Penitenciaria N° 5. Queremos que venga un Fiscal, alguien”, dijo la mamá de una joven que no podía ocultar su angustia.

Según la mujer, hace semanas que piden una auditoría del penal porque la directora no se presenta, la construcción tiene graves problemas edilicios (está previsto que en el transcurso de este mes se cierre el penal de forma definitiva) y la convivencia entre las mujeres alojadas en la planta baja y la planta alta es un foco de conflicto.

“Parece que lo hacen a propósito. Hacen que las de arriba tengan que pasar por abajo para recibir a la visita. Hoy les tiraron con agua caliente y lavandina. Pese a eso, no se tomó ninguna medida disciplinaria. Por el contrario, a la hora las obligaron a pasar por ahí y fue peor. Tenemos miedo que se arme un motín y las prendan fuego”, contó una mujer familiar de una interna.

Desde el ministerio de Seguridad confirmaron que este sábado se produjo un altercado entre un grupo de internas. Y que por tal motivo, el personal de guardia intervino para dar por terminado el conflicto. A partir de ello se generó malestar entre las mujeres alojadas en el penal. De momento la situación se encuentra controlada, según informaron.

 

Una de las reclusas, trasladada a Santa Fe

 

Allegados a las reclusas contaron que minutos antes de las 21, el personal penitenciario ingresó al pabellón de la planta baja y se llevó a una de las internas, quien fue trasladada a la Unidad Penal N° 4 de Santa Fe. Los familiares denunciaron que la golpearon al igual que otras jóvenes que se encontraba en ese pabellón.