Un nuevo giro a favor a los bancos a través de un DNU

Fuente: elciudadano | Fecha: 2018-01-14

El gobierno nacional estableció que los bancos podrán embargar las cuentas sueldo para el cobro de préstamos, según surge del decreto de simplificación y desburocratización. Así, el gobierno dio un paso más en la desregulación del sistema financiero.

El monto que se podrá embargar será “el equivalente a tres veces el salario promedio recibido por el trabajador en los últimos seis meses”. Por ejemplo, si un trabajador tiene un salario de 30.000 pesos, el embargo debe aplicarse a partir de lo que exceda los 90.000 pesos, según una explicación dada a conocer por el Banco Central.

Hasta ahora, una modificación a la Ley de Contrato de Trabajo hecha en 2016 establecía que los embargos sobre los salarios debían reclamarse al empleador para que hiciera las retenciones, es decir que los bancos no podían aplicarlos directamente sobre las cuentas sueldo.

El Banco Central justificó la medida argumentando que permitir esos embargos “aumentará la calidad crediticia y el acceso al crédito de alrededor de nueve millones de titulares” de este tipo de cuentas, ya que ahora los bancos podrán cobrar sus préstamos en casos de incumplimiento.

El comunicado de la autoridad monetaria señala que al reducirse los riesgos a los que están expuestas las entidades bancarias, generará un aumento en el otorgamiento de créditos, con mayores montos y tasas más bajas.

El decreto de simplificación y desburocratización del Estado señala que “al establecer la inembargabilidad de manera objetiva sobre la cuenta y no sobre el salario se reduce la calidad crediticia de los ahorristas que únicamente poseen una cuenta sueldo y (se) perjudica su acceso al crédito”.

La entidad que presiden Federico Sturzenegger sostuvo que esa limitación lleva a que los bancos a que reduzcan la oferta crediticia sobre los titulares de cuentas sueldo. “Al hacer la evaluación de riesgo, al cliente que no le puedan embargar la cuenta, le ofrecerán peores condiciones, tanto en tasa de interés como en montos de los créditos”, sostuvo el Banco Central.

La entidad señaló que el decreto también “habilita nuevos métodos para la celebración a distancia de contratos de tarjeta de crédito, cheque, letra de cambio y pagaré.

Informó que “se incorpora el saldo de boleto de compraventa como uno de los instrumentos de financiación que podrán celebrarse en UVA o en UVI. De esa manera, los desarrolladores podrán otorgar préstamos desde el pozo a una cuota menor y actualizable”.

El decreto modificó también la ley de casas y agencias de cambio para brindar más flexibilidad al sistema para que se puedan hacer operaciones “a toda hora, en lugares comunes y cualquier día de la semana y elimina trámites burocráticos para la exportación de billetes extranjeros”.

El Banco Central señaló que el megadecreto eliminó el tope regulatorio a la tasa que remunera los depósitos bancarios alcanzados por el sistema de garantía de los depósitos.

Hasta ahora, si alguien depositaba pesos en un banco que le pagaba una tasa más de dos puntos encima que la ofrecida a un plazo similar por el Banco Nación, sus fondos quedaban fuera de la garantía del sistema de seguros de depósitos.

Ese límite fue eliminado, pero la cobertura de los depósitos se mantiene hasta un máximo de 450.000 pesos.

La postura de la oposición

El presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, anticipó ayer que su bloque propondrá la derogación del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) publicado anteayer que, entre otras cosas, “flexibiliza los controles para las empresas que incumplen la legislación laboral y permite embargos directos sobre las cuentas sueldo”.

“Está claro que el presidente Mauricio Macri se burla del Parlamento y saca este decreto con la excusa de desburocratizar el Estado”, aseveró el legislador santafesino a FM La Patriada.

Concretamente, Rossi anticipó que pedirá que “la Comisión Bicameral analice el decreto redactado a medida de la OCDE que, en 22 capítulos y 192 artículos, modificó más de 140 leyes y normativas”.

Al profundizar sobre los pasos a seguir, expresó: “Vamos a rechazar el DNU ómnibus por inconstitucional”.

“Además, vamos a proponerle a todos los bloques opositores la realización de una sesión especial para derogar el DNU”, indicó. El titular de la principal bancada opositora aseguró que “otra vez el presidente atravesó la esfera de la división de poderes, se extralimitó en sus facultades y avanzó ilegítimamente sobre atribuciones del Congreso porque no hay razones, ni necesidad ni urgencia para disponer modificaciones sustanciales sobre las materias reguladas”.